ACTIVIDADES DE VERANO

lunes, 25 de julio de 2016

UNA EXPERIENCIA "FLIPANTE" - Testimonio Camino de Santiago

Para mí el Camino ha sido una experiencia "FLIPANTE" en todos los sentidos. Yo entro en Bachillerato en el Fray Luis este curso que viene y me decidí con dos amigas del colegio San José a unirme a esta actividad veraniega que tantos años se lleva haciendo. Según llegamos al punto de partida de nuestro Camino, en el momento en que bajé del autocar pensé: "¿podré aguantar todo el peso de la mochila?, ¿haré nuevos amigos?, ¿me aburriré?, ¿tendré ampollas?, ¿serán simpáticos?, ¿me lo pasaré bien?,...." Ahora, sólo puedo decir que no sé por qué tuve tantas dudas porque lo aguanté todo (física, psicológica y espiritualmente). No me aburrí, la gente que he conocido es genial, la Naturaleza maravillosa....Todo perfecto, excepto las ampollas. Sí. Yo tenía, además, ese "miedo" a tener ampollas y las tuve y muchas en ambos pies, pero es mucho peor el sufrimiento de la propia dureza del "Camino". 

A lo largo del "Camino" he tenido momentos de tristeza, de dolor, de desesperanza...Recuerdo cuando llamé a mi madre pidiéndole que me viniera a buscar porque pensaba que no iba a llegar a Santiago. Pero, al final, lo conseguí y predominaron los momentos de diversión, de solidaridad, de compartir, de reír, de reflexión positiva, de compañerismo, de felicidad...Creí que me iba a arrepentir de haber hecho el "Camino", pero ahora sólo puedo decir todo lo contrario y animo a que todos los que puedan vivan esta gran experiencia y ojalá yo la pueda vivir de nuevo. Por eso digo que ha sido una "experiencia flipante" porque vives muchísimos sentimientos como el de estar en plena naturaleza en medio de la nada y pensar que no vas a llegar. 

Pero ahí están siempre tus amigos apoyándote y ayudándote, porque descubres que el "Camino" es una metáfora de tu vida: muchas bajadas pero también muchas subidas, porque conoces a personas que también tenían dolor y cansancio y que con una gran sonrisa te decían "Buen Camino"; porque aprendes a que se puede vivir con mucho menos de lo que crees y posees; porque es más importante cómo se encuentre un compañero a cómo estés tú mismo; en definitiva, porque te llenas de valores increíbles que ya tendrás toda tu vida. 

Reitero lo dicho: invito a que todos hagan, por lo menos una vez en la vida el "Camino". Porque todos esos sentimientos de felicidad que sientes al llegar a la "meta ansiada" y el orgullo cuando te dan la Compostela son increíbles. Y sí, al final, lo único "malo" que tiene esta gran experiencia es el momento de la despedida. 

Estoy muy agradecida a todos con los que he compartido esta gran experiencia: a los amigos del CAMINO, por haberme ayudado tanto y por haberme dado unos momentos alucinantes, a mis amigos y a mi familia que no estaban en el camino pero que desde donde estuvieran me han apoyado muchísimo y a nuestros monitores por preocuparse por nosotros, por cuidarnos con mimo, por hacernos las curas diarias y hacer que todo fuera más sencillo. Y a Pepe, por no comprender, como buen gallego, qué es eso del "plato único" y alimentarnos maravillosamente. GRACIAS. 

"He aprendido que no existe ningún camino hacia el éxito. Lo que existen son personas exitosas que tienen el valor de hacer su propio Camino". 

Miriam Martínez Sánchez

domingo, 24 de julio de 2016

Con el corazón en el domingo

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos.»
Él les dijo: «Cuando oréis decid: "Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino, danos cada día nuestro pan del mañana, perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe algo, y no nos dejes caer en la tentación."»
Y les dijo: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: "Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle." Y, desde dentro, el otro le responde: "No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos." Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?»


viernes, 22 de julio de 2016

Cine: Requisitos para ser una persona normal

La película nos presenta a María de las Montañas, una chica de 30 años, un tanto original y a la que la vida no le sonríe: no tiene trabajo, la acaban de echar de su piso, no tiene pareja y desde hace años vive distanciada de su familia, especialmente de su madre.
En una entrevista de trabajo, el entrevistador le pregunta ¿Qué tipo de persona se considera?  Y ella responde “una persona normal”, pero cuando le vuelven a preguntar ¿Qué es para ti una persona normal?, crece en su interior una gran inquietud y, se da cuenta de que no cumple ninguno de los requisitos para ser considerada “normal”, se pone manos a la obra para convertirse en eso: una persona normal.

¿Por qué ver "Requisistos para ser una persona normal?

Es una comedia romántica, entretenida cuya pareja protagonista nos ayuda a acercarnos a los problemas de unos treintañeros desde el humor y la ternura. Proyecta la crisis existencial de María, y se verá puesta en entredicho, gracias a Borja (un trabajador de IKEA).
 .
Ambos personajes empatizan desde el primer minuto entre ellos y, a través de la pantalla, con nosotros. La ingenuidad con la que comparten su tiempo, intentando ser normales, es ciertamente entrañable. Lo irónico es que, mientras lo intentan, irán construyendo su identidad soñada.
 .
La sociedad nos hace creer que para ser normal debemos tener: pareja, trabajo, vida social, vida familiar, aficiones y, por su puesto, ser feliz. Pero, ¿es esto así?. Una persona que cumple estos requisitos parece que encaja en la sociedad, pero es ¿verdaderamente feliz?.
 .
La directora intenta reflejar lo que se espera de nosotros. Cuando lo más importante, a lo que podemos aspirar es a ser nosotros mismos, a aceptarnos con todas nuestras virtudes, defectos y originalidades.  Y se pregunta por qué nos cuesta tanto ser felices, con lo fácil que es; lo que aporta la película es un canto al optimismo y a la ganas de ser feliz.
.
Todos los personajes cambian durante del desarrollo de la película, y evolucionan tanto, que descubren que para SER FELIZ lo importante es comprender que deben ser ellos mismos. Tan simple y tan difícil como eso.
No será raro, que al final de la película, te preguntes: ¿Cuáles son los requisitos para ser una persona normal?

miércoles, 20 de julio de 2016

EJD-JMJ 2016

¡Nuestros jóvenes dehonianos ya están en Lublín! Durante todos estos días formarán parte del "Dehonian Youth Meating", el encuentro internacional de Jóvenes Dehonianos que reune a jóvenes de todos los puntos del mundo. Después, se unirán a los actos centrales de las JMJ en Cracovia. ¡Os deseamos un muy feliz encuentro!

 

domingo, 17 de julio de 2016

Con el corazón en el domingo

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada Maria, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.»
Pero el Señor le contestó: «Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.» 


Muchas son las cosas que nos ponen inquietos y nerviosos, cosas que nos despistan, estamos rodeados de tantos estímulos exteriores, que es difícil la acogida y la escucha de las personas. La fe, que fundamentalmente es encuentro con Jesús, con su Palabra, entre tantas palabras, estar en su presencia, tener una sobremesa larga, una charla, hablar de amor con aquel que sabemos que nos ama, se ha vuelto casi imposible, en una sociedad en la que importa más lo que dice el móvil, que la persona que está sentada en tu misma mesa.
Se necesita el silencio más que nunca, se añora, pero no se busca. Da miedo encontrarse consigo mismo y no digamos con Dios, la excusa común, es lo mucho que tenemos que hacer, en ocasiones hasta por el Reino. Pero, si ni hay nada dentro, no se puede estar fuera y si no se está fuera, no se puede estar dentro y esto no  es sólo un juego de palabras. Hasta los más contemplativos, han entendido que lo suyo es orar por todo el mundo (las clarisas de mi pueblo conocen las historias de todo el pueblo y oran por cada uno) y los más comprometidos, saben que sin pasar grandes ratos delante del misterio, uno se quema.

Jesús en este evangelio expresa su preferencia por lo que representa María. Hay mucha gente que está dispuesta a dar, pero menos a escuchar. Demasiadas personas, que tenemos tanto que hacer, que no nos queda tiempo para pararse. Jesús piensa que lo mejor que podemos hacer en la vida, es tener tiempo para la escucha, estar disponibles, dedicar nuestro tiempo, nuestra atención, nuestro interés, a lo que dice la otra persona, a lo que le preocupa, lo que desea, lo que espera. La ruina de las relaciones interpersonales es la falta de escucha, esto es lo que rompe los matrimonios, las familias, las amistades, los grupos. Los políticos fracasan porque no escuchan a los ciudadanos. Los sacerdotes, los obispos y todos los cristianos no cumplimos con nuestra misión cuando no escuchamos a la gente, sobre todo a los que no vienen.

Marta y María, en nuestra asamblea de cada domingo, cuantos rostros nos las recuerdan, incluso cada uno tenemos parte de las dos, pero todos debemos de saber que la casa siempre debe estar abierta, en eso consiste la acogida: “Entro Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa”.

sábado, 16 de julio de 2016

Cuento: La ostra y el pez

Erase una vez una ostra y un pez. La ostra habitaba las aguas tranquilas de un fondo marino y era tal la belleza, colorido y armonía del movimiento de sus valvas que llamaban la atención de cuantos animales por allí pasaban.

Un día acercó a pasar por el lugar un pez que quedó prendado al instante. Se sintió sumamente atraído por la ostra y deseó conocerla con todo su ser. Sintió un fuerte impulso de entrar en los más recónditos lugares de aquél animal misterioso. Y así, partió veloz y bruscamente hacia el corazón de la ostra, pero ésta cerró, también bruscamente, sus valvas. El pez, por más y más intentos que hacía para abrirlas con sus aletas y con su boca, aquellas más y más fuertemente se cerraban, pensó entonces en alejarse, esperar a cuando la ostra estuviera abierta, y en un descuido de ésta, entrar veloz sin darle tiempo a que cerrar sus valvas. Así lo hizo, pero de nuevo la ostra se cerró con brusquedad. La ostra era un animal extremadamente sensible y percibía cuantos mínimos cambios en el agua ocurrían, y así, cuando el pez iniciaba el movimiento de acercarse, ésta se percataba de ello y al instante cerraba sus valvas.

El pez triste, se preguntaba ¿por qué la ostra le temía?, ¿cómo podría decirle que lo que deseaba era conocerla y no causarle daño alguno?, ¿cómo decirle que lo único que deseaba era contemplar aquella belleza y compartir las sensaciones que le causaban?

El pez se quedó pensativo, y estuvo durante mucho rato preguntándose qué podría hacer. ¡De pronto!, se le ocurrió una gran idea. Pediré ayuda, se dijo. Sabía que existían por aquellas profundidades otros peces muy conocidos por su habilidad para abrir ostras, y hacia ellos pensó en dirigirse. Sabía que eran peces muy ocupados y no deseaba importunarles. Deseaba que le escucharan y que le prestaran su ayuda.

Aunque pensó – seguro que estarán tan ocupados que no podrán ayudarme. ¿Qué puedo hacer?, se preguntó.
Tras pensar algún rato llego a la conclusión que lo mejor era informarse por otros peces que les conocían cuál era el mejor momento para abordarle, cómo tendría que presentarse. Después de informarse muy bien, eligió el momento más oportuno y hacia ellos se dirigió.

– Hola, dijo el pez. ¡Necesito vuestra ayuda! Siento grandes deseos de conocer una ostra gigante pero no puedo hacerlo porque cuando me acerco cierra sus valvas. Sé que vosotros sois muy hábiles en abrir ostras y por eso vengo a pediros ayuda.

El pez continuó explicándoles las dificultades que tenía y los intentos por resolverlas.
Llegó a decirles la sensación de impotencia, que le entraba y los deseos de abandonar tras tantos intentos fallidos.
Los peces le escucharon con sumo atención, la hicieron notar que entendían su desánimo pues ellos se habían encontrado en circunstancias similares. Le felicitaron por el interés que mostraba en aprender y por la inteligencia que demostraba tener al pedir ayuda y querer aprender de otros.
El pez se sintió mucho más tranquilo y esperanzado, les contó los temores que tenía al pedirles ayuda y fue “abriéndose” cada vez más a toda la información que aquellos avezados peces le contaban. Escuchó con atención como a pesar de sus habilidades había algunas ostras que les resultaban difíciles de abrir, pero ello más que ser un motivo de desánimo, esa dificultad les estimulaba a seguir investigando y reunirse para intercambiar conocimiento y mejorar sus prácticas de abrir ostras.
Los peces continuaron en animada conversación.

– Mira, algo muy importante que has de lograr es suscitar en la ostra el deseo y las ganas de comunicarse contigo.
– ¿Y cómo podré lograrlo?
– De la misma manera que tu has logrado comunicarte con nosotros y “abrir nuestras valvas” de pez.
– ¿Cómo?
– Tú deseabas que nosotros te escucháramos y te prestáramos ayuda. Nos has dicho que dudabas de si podrías lograrlo, ¿no es verdad?
– Si, así es.
– Podrías haberte quedado con la duda, pero en lugar de eso, diseñaste un plan de acción. Buscaste información acerca de nosotros, te informaste de cuál era el mejor momento de abordarnos y qué decirnos. Tú sabías que nosotros éramos muy sensibles a la expresión honesta y sincera de “necesito vuestra ayuda”. También sabías que nos agrada, como a todo hijo de pez, el reconocimiento de nuestra competencia y veteranía en abrir ostras. Te confesamos que todo ello nos agradó mucho. También nos gustó tu mirada franca y serena, además de tus firmes y honestas palabras.
– Si, en efecto eso es lo que hice. Ahora que lo decía mis valvas de pez se sintieron también abiertas al notar que me escuchabais con atención. Me agrado mucho el que os hicierais cargo de mi impotencia, y por qué no decirlo, me agrado también el que me felicitarais por pediros ayuda.
– Claro, todo eso suele ser reciproco, contestaron los peces.
– Muy bien, pero ¿cómo podré hacerlo con la ostra? No conozco su lenguaje, sus costumbres, sus miedos, no conozco tampoco que es lo que le agrada.
– Bien, también has diseñado un plan de acción para abrir la ostra. El primer paso ha sido el de visitarnos para que te informemos de sus costumbres, de sus miedos, de todo aquello que le agrada.

Te podemos decir todo aquello que suele suscitar temor en las ostras. Les asusta el movimiento brusco de las aguas, de hecho habrás observado que cuando hay tempestades y hay mucho oleaje las ostras están fuertemente cerradas. Es por eso que si te acercas a ellas cuando hay muchas turbulencias tendrás grandes dificultades para lograr que se abran.
Les asusta el que algún animal se acerque de modo imprevisto. Les agrada en cambio los movimientos suaves, los besos y las caricias y el que se entre en sus interioridades sin antes conocerse durante algún tiempo. También les agrada mucho el que se les hable en su lenguaje. Habrás observado que lanzan a través de sus valvas pequeñas pompas de aire. Si las observas con suma atención podrás aprender los códigos que utilizan y sus significados. Cuando están tristes, asustadas, tiernas o alegres.

De este modo, los peces continuaron asesorándole. Le invitaron a pasar largos ratos observando el comportamiento de la ostra. Le invitaron también a asistir a algunos de los cursillos que organizaban y le regalaron un manual. “El manual de abridor de ostras”.
Tras varias semanas de observación, aprendizaje y entrenamiento, el pez pudo por fin disfrutar con aquella bellísima ostra. Pudo ¡al fin!, lograr entrar en las interioridades de las ostras y compartir las sensaciones que le causaba. Pudo, al fin, comunicarse.

viernes, 15 de julio de 2016

CAMPUS 2016

Os dejamos enlaces a las más de 800 imagenes que intentan recrear 13 dias de auténtico gozo y cordialidad. Un equipo de personas de nuestros colegios scj, en una casa dehoniana,Alba de Tormes, que reune todos los requisitos para hacer que unos niños entre 7 y 14 años, hagan nuevos amigos, reflexionen sobre los valores fundamentales de la fe , se diviertan jueguen y disfruten. Hemos visitado la ciudad de Ávila y Salamanca ; La Alberca; la casa de D. Cesar Navas...etc. Actividades lúdicas tanto en la noche ccomo en el día. Agradecer a la familia dehoniana de nuestros Colegios de Fray Luis de León- Madrid-, Sagrado Corazón - San Javier y Venta de Baños-; P. Dehon- Novelda, la confianza puesta en la Delegación de Pastoral scj; a los monitores de los diferentes colegios por este trabajo que no tiene precio: querer y enseñar.



miércoles, 13 de julio de 2016

Cine: High Rise

Década de los 70. El doctor Robert Laing llega a vivir a la Torre Elysium, el primer rascacielos de un proyecto megalómano dirigido por un arquitecto, Anthony Royal, que proyecta crear un mundo autosuficiente. Los pisos altos están ocupados por las clases más privilegiadas: empresarios, presentadores de televisión, actores famosos… Por su parte, los inquilinos de las plantas inferiores tienen recursos más limitados y han de hacer frente a la escasez. Cuando la electricidad falla se desencadena el caos, y a medida que pasan las semanas la violencia, la incomunicación y el odio van aflorando, mostrando el verdadero rostro de los habitantes de Elysium. 

¿Por qué ver High Rise?

Vaya por delante una aclaración. Probablemente no es una película del agrado de todo el mundo. Hay quien la disfrutará, y quien la odiará. Lo que para unos será sublime, para otros será pretencioso. Tiene  bastantes escenas muy provocadoras. Y quizás le sobra algo de metraje. Y, sin embargo, como película para dialogar, discutir e interpretar, está llena de posibilidades. Y de esto se trata.
  • Porque está clara su voluntad de ofrecer una parábola de un mundo decadente, y, aunque sea esquemáticamente, lo consigue.
  • Porque es un gran ejemplo de cine coral. La mayoría de los actores consiguen crear, con sus personajes, arquetipos reconocibles de nuestra sociedad. El individualismo de quien lucha por ascender en la escala social pero se enfrenta con los límites de dicha escala (Tom Hiddleston como el doctor Laing). La obcecación y ceguera de los grandes megalómanos (Jeremy Irons como  Anthony Royal). La rabia al tiempo lúcida y violenta de quien se ve excluido de un sistema (Luke Evans como Richard Wilder); la fatuidad e indiferencia de los poderosos, que solo quieren servirse de los otros (terrible James Purefoy como Pangbourne), y la utilización de las mujeres  (Sienna Miller como Charlotte Melville y Elisabeth Moss como Helen Wilder)
  • Por la fantástica banda sonora de Clint Mansell. Especialmente llamativa es la versión postmoderna que se hace del “clásico” de Abba SOS. Desasosegante, triste y demoledora en su visión de la sociedad contemporánea.

martes, 12 de julio de 2016

CAMPO SOLIDARIO 2016

Los dehonianos somos así, estamos hechos de ENTREGA y así lo han demostrado los 13 jóvenes que han vivido una experiencia increíble en el hogar de ancianos Santa Teresa Jornet del 3 al 10 de Julio en Novelda, Alicante. Han sido unos días donde cara caricia, cada mirada, cada palabra y cada pequeño momento han hecho y han supuesto grandes montañas para tantos ancianos y sobre todo para ellos, para los jóvenes. Este video es un pequeño resumen de todo lo que allí han vivido, sentido y disfrutado.