I ENCUENTRO DE LA FAMILIA DEHONIANA

martes, 20 de febrero de 2018

PASCUA PRE Y UNIVERSITARIA

Ven a experimentar los acontecimientos que marcaron definitivamente la historia de nuestra cultura y de nuestra religión, junto con jóvenes como tú, que no se conforman con cualquier cosa. 

Durante 4 días, en Puente la Reina (Navarra) reviviremos la Última Cena de Jesús y sus últimos momentos: la pasión y la muerte en cruz. Pero también gozaremos con la alegría de la resurrección. Vivido con una intensidad que no te imaginas. Te cambiará por dentro. 

...con tiempo para todo: para ti, para los otros, para Dios. 

Viviremos momentos intensos, reflexionaremos sobre nuestra vida y habrá ratos para la intimidad, el silencio y el encontrarse cara a cara con Dios y con el otro. Pero también disfrutaremos de gente como nosotros, haremos deporte, cantaremos y bailaremos. Tendremos la oportunidad de sentir cosas que antes no habíamos sentidos y de contarlas a personas que nos van a escuchar y a comprender seguro, porque, en el fondo no somos tan distintos.

Inscripción



lunes, 19 de febrero de 2018

Música: Fíate (Luis Guitarra, Ixcis)


miércoles, 14 de febrero de 2018

Encuentro Familia Dehoniana: Entrevista a Gracia Granados

El I Encuentro de Familia Dehoniana va a ser un gran acontecimiento para los Dehonianos, ya que va a reunir en un mismo espacio a personas que viven realidades muy diferentes: religiosos, jóvenes, docentes, alumnos… y es que ¡todos somos Familia Dehoniana!
Hoy hemos hablado con Gracia Granados, ella está participando en la organización de este evento, y nos ha contado que nos espera en esta gran jornada familiar.


-¿Qué se espera del Encuentro de Familia Dehoniana? ¿Cuál es el objetivo?

Se espera que sea un encuentro festivo y familiar, donde celebremos lo que nos une y descubramos lo grande y diversa que es nuestra Familia Dehoniana.
Sería muy enriquecedor que participaran personas de todas las casas y grupos donde se vive y se comparte el carisma y la misión dehoniana. No importa tanto el número, como que TODOS se sientan invitados. De hecho, el encuentro de alguna forma ya se está dando: el simple hecho de llamar o escribir para enviar la convocatoria a aquellos que tienes más lejos o ni siquiera conoces, te hace sentir más cerca de ellos, te recuerda que tenemos algo en común.

Ese es el objetivo, que nos reencontremos o conozcamos a personas que viven realidades diferentes a la nuestra, pero con las que nos une algo… ¡la pasión del Corazón!

-Eres la Coordinadora Provincial de Jóvenes Dehonianos ¿cómo está respondiendo la juventud a la participación en este evento? ¿Están animados para participar en él?

Se están animando principalmente los jóvenes más mayores, los que ya tienen distintas experiencias de otro tipo de encuentros, se identifican con el mensaje del P. Dehon y tienen un sentimiento de pertenencia muy marcado. Algunos llevan tiempo acompañando a otros jóvenes y niños, viviendo la Misión Compartida en el día a día y esperan mucho de este encuentro y de las iniciativas que de él surjan.

-Va a ser un encuentro lúdico, donde intercambiar experiencias entre quienes comparten un mismo carisma. ¿Qué actividades se van a poder realizar allí?

Las actividades serán variadas, habrá momentos para reflexionar, para expresarse, para sentir, para rezar, para sencillamente convivir y compartir. No se trata tanto de hacer, como de aprovechar el tiempo en disfrutar del encuentro con el otro.

-Cómo animaría a laicos y religiosos para que se uniesen a este evento? ¿Y a los Jóvenes en concreto?

Les animaría a salir de su entorno y quehaceres para regalarse un fin de semana en un lugar precioso donde recordar y celebrar con alegría que formamos parte de una familia. Esto es muy importante pues la Fe y la Misión son para vivirlas en comunidad. Una comunidad grande, donde todos somos importantes y tenemos nuestro papel: religiosos y laicos, grandes y pequeños, los que están de lleno con la Misión Compartida, los que aún no saben cuál es su misión, los que comparten el carisma, los que rezan desde sus casas, los que estuvieron y hoy no están… Y aunque nos separan cientos de km, nos acerca el Corazón y el legado del P. Dehon.

-Nuestra Provincia está muy comprometida con la Misión Compartida, ¿qué opinas de que se tenga en cuenta a los laicos en la misión evangelizadora?

Desde un principio a todos los que querían seguir a Jesús se les llamó a anunciar la Buena Noticia. Es importantísimo que recordemos esto, para no esperar a que alguien nos lo proponga. ¡La invitación ya está hecha! Como cristianos TODOS tenemos la misión de evangelizar, religiosos y laicos, con nuestras palabras, con nuestras obras, con nuestro modo de vida. Es una invitación para todos: “Estad siempre dispuestos a dar razones de vuestra esperanza” (1Pe 3, 15)

Y en nuestra Provincia no es algo que no nos pille “de nuevas”, pues ya hemos dado muchos pasos en este sentido… ¡y los que nos quedan!

¡Nos vemos en Guadarrama! Y que no quede ahí… que nos quede mucho que compartir.

lunes, 12 de febrero de 2018

Música: Dar la cara


domingo, 11 de febrero de 2018

Con el corazón en el domingo



En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.»
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

La lectura del Levítico 13, 1-2 nos pone en situación ante lo que va a acontecer en el Evangelio (Mc 1,4045). Tocamos el tema de la lepra y los leprosos. La ley levítica somete al enfermo de lepra a una vida totalmente segregada de la comunidad. El leproso ha de cargar con el peso de saberse castigado o maldecido por Dios, dado que padece enfermedad, y además declarado impuro y excomulgado de la vida de la comunidad. Eran poco menos que muertos vivientes. No es el momento de juzgar la ley, pero en aquel momento tenía un sentido sobre todo profiláctico para salvar la comunidad de lo que se suponía altamente contagioso. Al leproso no se le podía tocar bajo pena de caer también en im puro y excomulgado. Esa era la ley y así se vivía en los tiempos de Jesús. El evangelio nos narra la actividad de Jesús al que casualmente se le acerca.


un leproso. La casualidad debe ser buscada o por lo menos no excluida porque Jesús pasa por la zona y se acerca al mundo de los marginados. El leproso no pierde la ocasión. Ciertamente el personaje había oído hablar de Jesús y en él había brotado una esperanza, quizás interesada, ante los hechos de Jesús. Y se le acerca y le pide con decisión y fe: Si quieres, puedes curarme. Casi nada. Él abre el diálogo con Jesús, cuando debía gritar: “Impuro, impuro”. Se salta la ley ante la presencia del que puede traer salud a su vida. Es casi la misma actitud del buen ladrón en la cruz. Todo depende de Jesús. Jesús responde, en primer lugar no huyendo o marchándose, como le indicaba la ley. Y para más “inri” toca con su mano la cabeza o el cuerpo del impuro. Automáticamente cae en impureza legal. Esto traerá como consecuencia que no pueda volver a entrar en los pueblos. Después responde a la petición con un “quiero, queda limpio”. El querer de Jesús obra la curación de aquel desgraciado. Se junta el querer del leproso y el querer de Jesús. El gesto de Jesús nos hace ver que Dios no anda despistado ante el dolor del mundo o el mundo del dolor. Dios está cercano, se hace solidario con el enfermo y lucha contra la enfermedad. Dios quiere la salvación de todos los hombres y los quiere unidos en asamblea o como miembros de un solo pueblo. Los quiere que vivan iguales entre iguales en la calidad de hermanos. Jesús envía al leproso a aquel que le podía declarar puro y reintegrar en la comunidad. No basta con la salud corporal, sino que también hace falta restaurar la relación con los hermanos. Los hombres no somos islas sino que vivimos con los demás y para los demás. La gente no es tonta. Jesús no entra en los pueblos, pero al profeta se le
puede encontrar en los márgenes o en las afueras. Y hacia él van buscando sanación, salvación y vida.


miércoles, 7 de febrero de 2018

FAMILIA DEHONIANA: Jóvenes


viernes, 2 de febrero de 2018

Música: Somos hijos de la tierra


Somos hijos de la tierra
 y vengo a escuchar de cerca
 todo lo que te preocupa nada más
 eres libre al respirar, eres aire

 Somos ese miedo al caminar 
atento que fracasar es renovar el cielo 
que es el que nos viste sin mirar 
Y nos da la libertad de querernos 

 Párate, mira desde donde has partido 
No lo ves pero hay flores en el camino 
Eres tú quien pude marcar el ritmo 
Las piedras son las que alteran los latidos 

 Sígueme si crees que estás perdiendo el aire 
ponte en pie te voy a dedicar un baile 
ya lo sé sólo es un punto y aparte 
déjate llevar se nos hace tarde 

Somos hijos de la tierra y vengo a escuchar de cerca 
todo lo que te preocupa nada más eres libre al respirar, eres aire 
 Somos ese miedo al caminar atento que fracasar es renovar 
el cielo que es el que nos viste sin mirar 
Y nos da la libertad de querernos

 Entonces qué, vas a seguir engañando 
a tu corazón sólo le haces daño
 Cántame que tampoco es para tanto 
Y las penas con destreza se van volando

 Súbete al tren, sin pensarlo más 
No tengas miedo es, una oportunidad 
Son los días grises los que te hacen valorar 
Que el cielo azul no es casualidad

Somos hijos de la tierra y vengo a escuchar de cerca 
todo lo que te preocupa nada más eres libre al respirar, eres aire 
 Somos ese miedo al caminar atento que fracasar es renovar 
el cielo que es el que nos viste sin mirar 
Y nos da la libertad de querernos

Poco a poco sin lastimar 
Todo lo que vas dejando atrás 
Verás la luz Aunque todo se oscurezca 
Cuando no puedas más 
Tus lagrimas caerán 
 Y estaré aquí 
Cuando ya no tengas fuerzas 

Somos hijos de la tierra y vengo a escuchar de cerca 
todo lo que te preocupa nada más eres libre al respirar, eres aire 
 Somos ese miedo al caminar atento que fracasar es renovar 
el cielo que es el que nos viste sin mirar 
Y nos da la libertad de querernos

martes, 30 de enero de 2018

Música: El mundo que soñé