LA HISTORIA QUE CAMBIÓ EL MUNDO

LA HISTORIA QUE CAMBIÓ EL MUNDO

domingo, 13 de abril de 2014

Domingo de Ramos


viernes, 11 de abril de 2014

¡La marea verde celebra la primavera!

Los pasados 21 de Marzo y 4 de Abril pusimos un bonito broche de fin de trimestre en nuestro querido grupo donde cada viernes gritamos que somos Amigos de Jesús. Para celebrar la primavera todos los niños pudieron hacer, ayudados siempre por sus monitores, unas flores de chuches que le dieron un toque muy colorido a nuestra tarde. También y poniend mucha atención y mucha alegría, jugaron al gran bingo de la primavera, donde decenas de premios les estaban esperando.

Gracias a los más de 50 monitores, alumnos de bachillerato, profesores y universitarios que viernes tras viernes acompañan a los casi 200 niños que forman este grupo.
En Mayo retomaremos nuestras tardes de marea verde para terminar nuestro querido grupo por todo lo alto. ¡Os seguiremos contando!


miércoles, 9 de abril de 2014

Cantos Pascua Juvenil: En mi Getsemaní

Un año más, estamos a una semana de comenzar la Pascua Juvenil en Puente la Reina, de comenzar a celebrar estos días de pasión de la manera más intensa y más viva posible. Con el fin de que vayáis sabiendo más detalles de la misma, por pequeños que sean, abrimos esta "pequeña" sección donde os facilitaremos y os mostraremos cantos para celebrar en esta Pascua.

Os dejamos, en este caso, una de las canciones con las que celebraremos el jueves santo y viernes santo, "En mi Getsemaní" esas canciones que dicen todo lo que queremos decir con unas notas melódicas y unas letras llenas de verdad y de sentimiento. Pero para que nuestro amor no sea solo un sentimiento...


lunes, 7 de abril de 2014

Credo en 3D

Yo creo es un documental sobre la belleza de la fe que invita al espectador al encuentro personal con Jesucristo. Finalista en el Festival Internacional de Cine Católico de Roma 2013 Mirabile Dictu y patrocinado por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, es el primer documental sobre el Credo grabado con tecnología 3D. Este film se inscribe dentro del marco de la nueva evangelización. Yo Creo se estrenó en España el 21 de Marzo de 2014 y está pensado para quienes no conocen a Jesucristo, para quienes lo conocieron y se alejaron de Él, y para quienes le conocen y tienen la necesidad de reencontrarse con Él.

La productora española Global3DSolutions se lo planteó como «una contribución moderna y atractiva» a los objetivos del Año de la fe proclamado por el Papa Benedicto XVI para el año 2013. El objetivo que tenían era fomentar el encuentro con Jesucristo y la belleza de la fe en Él.

domingo, 6 de abril de 2014

Con el corazón en el domingo: IV de Cuaresma

En aquel tiempo, las hermanas de Lázaro mandaron recado a Jesús, diciendo: «Señor, tu amigo está enfermo.»
Jesús, al oírlo, dijo: «Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.»
Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba.
Sólo entonces dice a sus discípulos: «Vamos otra vez a Judea.»
Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa.
Y dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá.»
Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.»
Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día.»
Jesús le dice: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»
Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.»
Jesús sollozó y, muy conmovido, preguntó: «¿Dónde lo habéis enterrado?»
Le contestaron: «Señor, ven a verlo.»
Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: «¡Cómo lo quería!»
Pero algunos dijeron: «Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?»
Jesús, sollozando de nuevo, llega al sepulcro. Era una cavidad cubierta con una losa.
Dice Jesús: «Quitad la losa.»
Marta, la hermana del muerto, le dice: «Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días.»
Jesús le dice: «¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?»
Entonces quitaron la losa.
Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: «Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado.»
Y dicho esto, gritó con voz potente: «Lázaro, ven afuera.»
El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario.
Jesús les dijo: «Desatadlo y dejadlo andar.»
Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

La cuaresma tiene su origen en la preparación inmediata de los catecúmenos al Bautismo. De ahí la llamada a la conversión, la meditación y los ritos de purificación e iluminación. Pero el bautismo es la inmersión en la muerte de Cristo para renacer a una vida nueva. De ahí que, inmediatamente antes de la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo (en la Vigilia Pascual tendrá lugar el bautismo de los catecúmenos) la liturgia y la Palabra nos pongan de frente a esta realidad. Por la muerte y la resurrección de Cristo, la muerte se ha convertido en el verdadero bautismo que nos abre y ofrece la posibilidad del renacimiento a una vida plena. 

Pero, si la vivificación de Lázaro anticipa la resurrección de Cristo, pero no le evita participar de la muerte biológica, significa que Lázaro, que es aquí figura del bautizado, renacido por el agua y el fuego, participa ya en esta vida y en estas condiciones mortales de la vida del resucitado. Es decir, se nos dice aquí que, aunque con limitaciones, la vida eterna ya ha comenzado. Y esto es así, precisamente, porque Betania (el lugar en que vivimos y morimos) dista poco de Jerusalén: de la nueva Jerusalén. “que baja del cielo, morada de Dios con los hombres, y (en la que) ya no habrá muerte, ni llanto” (Ap 21, 2-4). Y distan poco porque Jesús, que ha bajado del cielo y ha puesto su morada entre nosotros, ha recorrido el camino que las une.

jueves, 3 de abril de 2014

II MOVIDEHON: Venta de Baños

El pasado sábado 29 de marzo de 16,30 hh. a 18, 30 hh. tuvo lugar en el Colegio Sagrado Corazón de Venta de Baños la MoviDehon en la cual participaron 77 alumnos de Primaria y 25 de Secundaria acompañados por algunos profesores que les animaron con juegos, música y bailes. Después de participar en unos juegos organizados, de tener un rato para jugar a fútbol, baloncesto o voleibol, finalizamos una buena tarde unidos.

Fue una tarde entrañable y familiar a pesar de la lluvia que al final dejó paso al sol en la cual disfrutamos todos.

miércoles, 2 de abril de 2014

II Moviamigón

El grupo “Amigos de Jesús” celebró el pasado día 28 de marzo el II Moviamigón en las instalaciones deportivas del Colegio Fray Luis de León de Madrid, en Villaviciosa de Odón. Todos los niños del grupo se trasladaron a dichas instalaciones una vez terminadas las clases. Los monitores tenían preparadas para los niños una serie de actividades lúdicas con el fin de pasar una tarde llena de juegos y diversión. Deporte, juegos populares, Karaoke, Wii, Play, batucada…. Y sobre todo las ganas de pasar una tarde de convivencia y de movimiento. Los niños lo valoran muy positivamente y ya esperan al curso próximo para seguir celebrando este evento.

domingo, 30 de marzo de 2014

Con el corazón en el Domingo: IV de Cuaresma

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).»
Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: «¿No es ése el que se sentaba a pedir?»
Unos decían: «El mismo.» Otros decían: «No es él, pero se le parece.»
Él respondía: «Soy yo.»
Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.»
Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.» Otros replicaban: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?»
Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?»
Él contestó: «Que es un profeta.»
Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?» Y lo expulsaron.
Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: «¿Crees tú en el Hijo del hombre?» Él contestó: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.»
Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.

El texto del evangelio empieza planteando una cuestión peliaguda pero siempre actual. Ante el problema del mal (y la ceguera es uno de esos males físicos que producen un horror especial) surge espontánea la pregunta por su causa. Una forma de explicación es encontrar culpables. En las antiguas culturas se vinculaba espontáneamente cualquier mal o desgracia con algún pecado, incluso desconocido, de la víctima de ese mal o de gentes ligadas con ella (como los padres). La cultura moderna, desde hace varios siglos ha ido invirtiendo el sentido de la responsabilidad, primero vetando a Dios la posibilidad de intervenir en el mundo, ni de modo natural ni sobrenatural (un momento de inflexión muy importante e históricamente localizado fue el terremoto de Lisboa en 1754, que conmovió el ánimo de los ilustrados, y quebró el optimismo que veía en este mundo  “el mejor de los posibles”); después tendiendo a imputar a Dios la existencia del mal, o usando el dato del mal para negar la existencia de Dios con un sencillo razonamiento: o Dios quiere acabar con el mal y no puede, y no es todopoderoso; o puede y no quiere, y entonces no es bueno. Benedicto XVI en su encíclica “Spes salvi” dice que el ateísmo contemporáneo es ante todo un ateísmo moral, que protesta ante el problema del mal. El problema, claro, es que si suprimimos a Dios en virtud del mal, que pese a todo sigue existiendo, nos quedamos sin culpable o, más bien, tenemos que buscar a otro. Probablemente, dado lo relativamente poco inclinados que estamos hoy en día en creer en el Fatum y en diablos, tengamos que dirigir la atención sobre nosotros mismos. No ya, claro, para explicar el mal físico, que tiene causas naturales, sino el mal moral, que depende de nuestra libertad.

Hoy vemos que Jesús no sigue la corriente de su tiempo, que trata de descubrir un culpable de la ceguera, sino que, con su respuesta, nos viene a decir que cualquier mal es ocasión para hacer el bien. Y lo hace. Da la luz al que vive en tinieblas.