martes, 22 de julio de 2014

CAMPUS ALBA DE TORMES 2014


lunes, 21 de julio de 2014

III Encuentro internacional de Educadores Dehonianos

El objetivo de este Encuentro es la constitución de una Red Internacional de Escuelas Dehonianas.


La Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús, SCJ,  celebra su III Encuentro Internacional de Educadores en Valencia, España. Del 21 al 24 de julio, más de setenta docentes representantes de los distintos centros educativos dehonianos trabajarán  por el desarrollo de una Red de Escuelas Dehonianas donde se integren todos los colegios, escuelas y universidades de la Congregación de todo el mundo.

El Encuentro comenzará con las ponencias del Secretario Autonómico de Educación de la Generalitat Valenciana, D. Manuel Tomás Ludeña; el Vicario General SCJ, P. John van den Hengel, scj; la Presidenta de las Escuelas Católicas de Valencia, la Hna. Vicenta Rodríguez Arroyo, HCM; y el Superior Provincial de los dehonianos en España, el P. José Luis Munilla Martínez, scj.

viernes, 18 de julio de 2014

Betel 2014: Lipdub "Hecho con tus sueños"

martes, 15 de julio de 2014

CAMPAMENTOS 2014


Los niños de Educación Primaria y los adolescentes de Educación Secundaria de los diferentes colegios dehonianos españoles disfrutaron de unos días de ocio y de compartir la fe en el Colegio y Seminario Sagrado Corazón situado en Venta de Baños. Los centros dehonianos localizados en  Madrid, Novelda, Puente la Reina, San Javier y Venta de Baños participaron un año más en los campamentos dirigidos a los alumnos de estos ciclos educativos.

Los monitores y profesores organizaron estos campamentos en los que los participantes han podido compartir juegos, talleres, reflexiones y diferentes excursiones. Entre algunos de los lugares que han podido visitar se encuentran el Forestal Park y la playa de Santander, Palencia, Rio Loco en Burgos, la Trapa, la basílica de Baños y Tariego.
El ambiente que ha predominado durante todos estos días ha sido agradable, respetuoso con el otro y festivo. Desde el 1 al 12 de julio, tiempo en el que se han desarrollado los campamentos, los alumnos de ESO han podido poner punto y final a los encuentros juveniles de carácter cristiano que comparten los diversos colegios dehonianos y que animan a los muchachos a seguir participando en las salidas y encuentros que se organizan a  lo largo del curso.

lunes, 14 de julio de 2014

Camino de Santiago 2014: Primeras etapas...

DÍA 3: RIBADEO - LOURENZÁ (29km)

Nos encontramos ya en Lourenzá, en tierras lucenses. Nuestro camino ya ha comenzado y nos ha traido las primeras dificultades. Pero junto al camino exterior también hemos iniciado el Camino Interior... el que da sentido a cada uno de nuestros pasos y el que nos da fuerzas para seguir. ¡Ultreia!


DÍA 4: LOURENZÁ - ABADÍN (25km)

Hoy hemos tenido una etapa intensa y dura donde hemos experimentado nuestras fortalezas y debilidades...hemos tocado (casi, porque las nubes del monte estaban muy muy cerca) el cielo con nuestras pisadas. Buen Camino!!!!!

DÍA 5: ABADÍN - VILLALBA (20km)

Ya anochece en Vilalba. Se apagan las luces y resuenan todavía las palabras de la Eucaristía que hemos celebrado: "...unos 100, otros 60, otros 30..." Que el Camino nos ayude a dar fruto.
DÍA 6: VILLALBA - BAAMONDE (21km)

...cansancio, dolor... ¿desistir? ¡Ni hablar! Es tiempo de renovar la vida, la fe, la confianza en Aquel que da sentido a nuestros pasos. ¡Buen Camino!

domingo, 13 de julio de 2014

Con el corazón en el domingo

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. 
Les habló mucho rato en parábolas: «Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga.»

Los del camino, el mensaje llega, no se asusten los sembradores, pero no se asimila. No parece algo válido para el hombre, sino más bien algo rutinario, o imposición de la familia, la escuela, algo social, no se identifica con la semilla. En nuestra sociedad y en muchas personas el Evangelio parece estar al borde de nuestra cultura, en el camino, como algo que no pertenece a los problemas que interesan, lo mismo puede pasar con la predicación. Además muchos de estos hombres del camino pertenecen a los que se amoldan. Son seres que se resignan a los carriles marcados, que carecen de ambiciones intelectuales o morales, leen, si es que leen, lo que está marcado, tragan lo que la televisión les sirve, se desgastan en un trabajo que no aman y, aunque realmente no viven, encuentran pequeñas cosas que les dan la impresión de vivir, se llenan de diversiones también comunes, el fútbol, la lotería… Es difícil que engendren un solo pensamiento que puedan decir que es suyo, gracias a ellos el mundo rueda. Son la mayoría de nuestras gentes, el proceso de siembra será largo, para ello es necesario valorarlo como único sujeto responsable, darle su tiempo para que pueda tener una reflexión personal, no presionarlo y hacerle descubrir los motivos internos, se necesita el testimonio, volver al primer anuncio.

Los de las zarzas y las piedras son los que se achicaron a la primera dificultad. Soñaron con cambiar el mundo o sus vidas desde el Evangelio. Pero pronto se dieron cuenta de que la vida les iba llenando de heridas. No querían renunciar a sus ideales, pero tampoco tenían coraje para realizarlos. Se crearon un mundo personal, con dificultad para que entre el otro, lo Otro, se dejaron seducir por una fe en la que sentirse a gusto y calientes, sin compromisos o solamente teóricos, faltaban las raíces. Van y vienen, no abandonaron, pero no llegan más allá de encontrar en el mensaje, en la semilla, un refugio emocional, que les da tranquilidad interior y seguridad. Es preciso enseñarles a vivir en comunidad, como decíamos el domingo pasado a tener una experiencia de Dios, a encontrarse con Jesús que invita al compromiso con la realidad.

Los de la tierra buena son los buscadores, que tienen flaquezas pero nunca desalientos, saben que lo importante no es llegar a ninguna parte, sino llegar a ser. Creer en la justicia, aunque saben que siempre estará en el horizonte, por mucho que caminen hacia ella. Hacen del Evangelio algo cotidiano que muestran en sus grupos o participando en las labores sencillas de sus parroquias, proclaman siempre los valores del Maestro aunque vayan a contracorriente. Están vivos, unos los llamaran locos y otros santos. Ellos sólo sentirán la maravillosa tristeza de no haber llegado a ser ni lo uno ni lo otro.

Releamos nuevamente la parábola y preguntémonos por qué la semilla del Reino no se ha desarrollado lo suficiente en nosotros. Todos tenemos algo de camino, de piedras, de zarzas, de buena tierra, debemos estar en permanente alerta, sigue la siembra.

martes, 8 de julio de 2014

Cine: La gran belleza

Jep Gambardella es un escritor y periodista, que escribió un solo libro en su vida. Un éxito. Desde entonces se dedica a llevar una vida social banal y frívola. El verano en que cumple 65 años le vemos hacer balance de esa vida, desde una pose de indolencia y escepticismo. Por el escenario de este verano romano, en villas y palacios fastuosos, van desfilando personajes que reflejan la vacuidad de estos personajes. 
  • Porque invita a pensar, y no es poco en estos tiempos. Vaya por delante que es una película extraña, de esas que o te entusiasman o te provocan un rechazo enorme. Hay quien la calificará de obra maestra y quien la considerará pretenciosa o absurda. Con todo, público y crítica la han ensalzado y premiado con galardones en los festivales de medio mundo.  Recibió en 2014 el Oscar a la mejor película extranjera.
  • Por la interpretación de Toni Servillo, que transmite hastío, sentimiento, contradicción o la nostalgia desesperada por la gran belleza atisbada en un momento de la vida. Consigue que un personaje a priori detestable sin embargo termine permaneciendo en la memoria del espectador mucho tiempo después de terminada la película.
  • Por los aspectos técnicos. La dirección artística es fastuosa, con su recorrido por escenarios romanos de belleza fría. La fotografía consigue crear cuadros de sorprendente fuerza visual. Y la banda sonora es una increíble mezcla de temas, que van desde el clasicismo de John Tavener, a la profundidad de Zbigniew Preisner, a una versión disco de Raffaella Carrá. Y cada pieza tiene su sentido y su momento.
  • Porque cada personaje, aunque sea tangencial, deja entrever una historia.

domingo, 6 de julio de 2014

Con el corazón en el domingo

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

El evangelio nos sorprende diciendo  que las cosas de Dios han sido escondidas a los sabios y entendidos y se las ha revelado a la gente sencilla. ¿Pero no es al contrario?: Podemos buscar muchas justificaciones.  Los doctos, los que sabemos de teología, los sacerdotes, algunos osados dirán que el conocimiento de Dios que tienen los hombres sencillos es sólo el primer momento, pero que después las cosas se complican más. Estamos siempre enmendando la plana al mismo Jesús. 

Hay un camino para llegar a Dios, es el camino del hombre sencillo que está “cansado”, “agobiado”, feliz, alegre, con una vida compleja de la que hace una ofrenda a Dios. Muchas veces en vez de sencilla hemos hecho de nuestra fe algo complicado lleno de ritos, cosas, palabras, premisas que poco tienen que ver con la realidad del hombre y dificultan la experiencia de Dios.

 Sólo Dios conoce al hombre y lo ama tal cual es; y en consecuencia, sólo el hombre sencillo puede descubrir a Dios en su vida. Ahora sólo nos queda ver en qué medida separamos la fe de la vida, la experiencia del conocimiento, el amor del culto, la humildad del orgullo, la sencillez de lo complicado y así sucesivamente. Los que se quedan en lo segundo son los “doctos y entendidos” de los que habla el evangelio de hoy. ¿Dónde estás?, y es que al Padre, “así le ha parecido mejor”.

sábado, 5 de julio de 2014

Cuento: El tallador de piedras

En un país lejano, había un hombre que cortaba y tallaba rocas para hacer lápidas. No se sentía feliz con su trabajo; pensaba que le gustaría ser otra persona y tener una posición social distinta.
Un día pasó por delante de la casa de un comerciante muy rico y vio las posesiones que éste tenía y lo respetado que era en la ciudad. El tallador de piedras sintió envidia del comerciante y pensó que le gustaría ser exactamente como él, en lugar de tener que estar todo el día trabajando la roca con el martillo y el cincel. Dios le concedió este deseo y de este modo se halló de pronto convertido en un poderoso comerciante, disponiendo de más lujos y más poder de los que nunca había podido siquiera soñar. Pero al mismo tiempo, era también envidiado y despreciado por los pobres y tenía igualmente más enemigos de los que nunca soñó.

Un día vio a un importante funcionario del gobierno que era transportado por sus siervos y rodeado de gran cantidad de soldados. Todos se inclinaban ante él. Sin duda era el personaje más poderoso y más respetado de todo el reino. El tallador de lápidas, que ahora era comerciante, deseó ser como aquel alto funcionario, tener abundantes siervos y soldados que lo protegieran y disponer de más poder que nadie.
Dios de nuevo le concedió su deseo y de pronto se convirtió en el importante funcionario, el hombre más poderoso de todo el reino, ante quien todos se inclinaban. Pero el funcionario era también la persona más temida y más odiada de todo el reino y precisamente por ello necesitaba tal cantidad de soldados para que lo protegieran. Mientras tanto el calor del sol le hacía sentirse incómodo y pesado. Entonces miró hacia arriba, viendo al sol que brillaba en pleno cielo azul y dijo: ¡Qué poderoso es el sol! ¡Cómo me gustaría ser el sol!

Antes de haber terminado de pronunciar la frase se había ya convertido en el sol, iluminando toda la tierra. Pero pronto surgió una gran nube negra, que poco a poco fue tapando al sol e impidiendo el paso de sus rayos. ¡Qué poderosa es esa nube! pensó, ¡cómo me gustaría ser como ella! Rápidamente se convirtió en la nube, anulando los rayos del sol y dejando caer su lluvia sobre los pueblos y los campos. Pero luego vino un fuerte viento y comenzó a desplazar y a disipar la nube. Me gustaría ser tan poderoso como el viento, pensó, y automáticamente se convirtió en el viento.

Pero aunque el viento podía arrancar árboles de raíz y destruir pueblos enteros, nada podía contra una gran roca que había allí cerca. La roca se levantaba imponente, resistiendo inmóvil y tranquila a la fuerza del viento. ¡Qué potente es esa roca! Pensó: ¡cómo me gustaría ser tan poderoso como ella! Entonces Dios lo convirtió en la roca, que resistía inamovible al viento más huracanado. Finalmente era feliz, pues disponía de la fuerza más poderosa existente sobre la tierra.

Pero de pronto oyó un ruido. Clic, Clic, Clic. Un martillo golpeaba a un cincel, y éste arrancaba un trozo de roca tras otro. ¿Quién podría ser más poderoso que yo?, pensó, y mirando hacia abajo de la poderosa roca; vio al hombre que hacía lápidas...

Adam J. Jackson