MISIÓN ECUADOR

HAZ LATIR EL CORAZÓN DEL MUNDO

sábado, 27 de octubre de 2018

Video: Contrastes

Fíjate en el contraste. Una propuesta rotunda, por real. Las manos de los niños no deberían dedicarse a coser balones, ni a pegar suelas, ni a amasar ladrillos, ni a cargar piedras, ni a... Las manos de los niños deberían aprender a escribir, a jugar, a acariciar con las mismas caricias recibidas. Pero la realidad es que son millones y millones de niños y niñas los que trabajan en nuestro mundo, en muchas ocasiones en situaciones de explotación y miseria. No es justo. No es legal. Y a veces aquí (en los "aquí" acomodados del mundo), nos empeñamos en hacer problema de verdaderas bobadas. 

miércoles, 24 de octubre de 2018

Música: Vuelves (Rozalén)

…Y yo que pensé que lo tenía bien aparcadito en un cajón, para que no molestara demasiado, para que no incomodara demasiado y así no enfrentarme con la realidad de lo necesario que siempre me resultó, de lo imprescindible. Años intentando convencerme de que en realidad estaba bien así. Me estaba dedicando a lo que debía dedicarme y punto, y aparcando mi necesidad camuflada con otras más inmediatas, pero no sé si más urgentes.
Pero siempre vuelves. Con más fuerza si cabe. O al menos es lo que a mí me parece, quizá por la sed que no me estaba dando cuenta que tenía. Echas un trago y ya está, ya no hay remedio… hay que seguir bebiendo, porque, caramba, ¡hay que ver lo bien que sienta!
Siempre vuelves… afortunadamente siempre vuelves. Quizá porque nunca te fuiste del todo, aunque de momento te medio dejara en pausa…

(¿Y si esto se lo aplicas a Dios cuando a veces no parece estar?)

Rozalén (Quién me ha visto y quién me ve)

lunes, 22 de octubre de 2018

EJD 2018

Salamanca y Alba de Tormes ha sido el escenario del Encuentro de Jóvenes Dehonianos que ha tenido lugar este fin de semana. Ha sido una experiencia inolvidable para todos los Jóvenes Dehonianos que asistieron desde toda España.

El jueves por la noche se realizaron juegos de bienvenida para que todos los jóvenes se conocieran un poco mejor. El viernes por la mañana comenzó el día con la Catequesis de la mañana en la parroquia Nuestra señora de Los Dolores donde el lema de este curso: “¡Aquí estoy! Y tú… ¿hasta dónde llevarás tu vida?” estuvo muy presente.
La tarde del viernes estuvo cargada de emociones para todos los jóvenes ya que en la actividad “Historias de…” pudieron conocer realidades muy diferentes a la suya. Una vez más, nuestros jóvenes demostraron su compromiso y entrega al escuchar y conocer historias que llegan hasta lo más hondo del corazón.

Así, realizaron trabajos de jardinería y talleres con discapacitados, charlas con enfermos crónicos de sida y sus cuidadores, visitaron un centro de acogida y hablaron con los inmigrantes, y también visitaron a los ancianos de la Residencia San Rafael. Vivieron momentos únicos que les ayudaron a sensibilizarse con los demás, y reflexionaron sobre su capacidad de hacer algo por ellos.

Finalizó el día con la Adoración, un momento que se aprovechó para dar gracias a Dios por todas las personas que ha puesto en el camino de cada uno a lo largo de la vida. Tuvieron presentes tanto a las personas que estuvieron en un pasado, como los que hoy en día forman parte del día a día de cada joven.

El sábado comenzó el día con la oración en Alba de Tormes, un momento en que se reflexionó sobre que “somos un producto exclusivo. En medio de la monotonía, de ir todos a la vez, llega un momento que la situación nos aturde”, y ante esta situación vieron ejemplos de personas que reaccionaron con un ¡Aquí estoy! para cambiar el mundo.
Continuó el día de una forma muy intensa con los diferentes talleres que se prepararon. Se profundizó temas muy importantes en la sociedad de hoy en día como es la entrega, interioridad, misiones…

Por la tarde se pusieron a prueba las habilidades de cada uno jugando a un Scape Room, un momento donde el trabajo y cohesión del grupo era clave para llevar a cabo las pruebas. Los chicos lo pasaron en grande demostrando, una vez más, que son un gran equipo.

El sábado continuó el tiempo más lúdico con la gran fiesta medieval. La Universidad de Salamanca y la Universidad de Palencia se disputaron el reconocimiento de universidad más antigua de España. Fue una actividad muy divertida donde no faltó ningún personaje, desde el Papa Pablo VI, las rectoras de las universidades, los canónigos, los estudiantes…

El domingo llegó la despedida. El P. José Luis Munilla, Superior Provincial, presidió la Eucaristía, momento en que dio la enhorabuena a la organización de este evento. Destacó que este encuentro es momento de “celebrar juntos, de encontrarnos, de conoceros entre vosotros, y el después ya lo tenéis que hacer vosotros” animando así a los jóvenes a continuar lo que se ha empezado en este encuentro.
Los Jóvenes Dehonianos han disfrutado de un fin de semana de unión en el que han compartido inquietudes con otras personas del resto de España con quienes han creado lazos que perdurarán en el tiempo. Han sido días de compartir vida y fe disfrutando del Carisma Dehoniano. 

Ha sido un encuentro inolvidable para todos los jóvenes gracias a todos los organizadores porque gracias a su trabajo el EJD’18 ha sido todo un éxito.


lunes, 15 de octubre de 2018

Oración de la mañana – Semana Misionera. Día 1

El próximo día 21 de octubre celebramos el Domund: Jornada Mundial de las Misiones, bajo el lema “Cambia el mundo”. Desde la Delegación de Pastoral Vocacional comparten con todos nosotros la oración de la mañana para la Semana Misionera que se va celebrar en todos los centros dehonianos a partir del próximo lunes 15 de octubre.



Lectura del Evangelio según san Marcos (Mc 6, 7-10)
En aquel tiempo, Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y decía: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, en testimonio contra ellos».
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.
Palabra del Señor.


Testimonio desde Ecuador


Padre Nuestro
Oración final
Señor, ayúdame a cambiar
para cambiar el mundo.
Necesito renovar el corazón,
la mirada, mis modos de hacer.
Que mi misión sea comunicar tu vida,
tu misericordia, tu santidad.
Enséñame a amar como Tú
para cambiar el mundo.
Amén.
Canción “Somos misioneros”

jueves, 27 de septiembre de 2018

Testimonio misionero - Noelia Rodríguez (Quito '18)

“Les pido que sean protagonistas del cambio (Papa Francisco)

Hace tres años terminaba mi experiencia misionera diciendo que la misión te cambia por dentro y por fuera y te hace renacer al mundo. Y no me equivocaba, podría repetir esas palabras a día de hoy, después de ya unas semanas aterrizada de nuevo en España. Quizás la misión más importante durante este tiempo ha sido el día a día. La misión en casa, en el trabajo, la misión con los compañeros, la familia, los amigos, la misión en la calle, en las vivencias y las experiencias. Y no es fácil. No es fácil llevar todo lo vivido al día a día. Es imposible cortar a tu mente y que deje de pensar en lo vivido, lo sentido y que se ponga a pensar y proyectar en el aquí y ahora. Pero creo que eso es parte del proceso personal de uno mismo, lograr de llevar todo lo bueno a lo bueno que podemos aportar en los diferentes aspectos de nuestra vida y ayudar a que otras personas sientan ese deseo de aportar parte de su vida y su tiempo a entregar lo mejor de sí mismos allí donde se necesite.

Creo que vivimos en un mundo que está excesivamente comunicado, tenemos exceso de estímulos que buscan respuestas y el amor cada vez deja de tener el sentido que debiera y ya no hablemos del amor por los demás… Hay muchos que nos negamos a ver las oportunidades que nos pone Dios en nuestro día a día, y nos cegamos, pero si le dejamos entrar y confiamos en él, podemos ver que nos pide, a gritos, ser misioneros de la sal y testigos de la luz.

Eso mismo es lo que siento dentro. Cuando Dios te pide un Sí, hay que gritarle aquello de ¡Aquí estoy! , cuando Dios llama no da una perdida y cuelga para que veas que te ha llamado. Llama y llama tan en serio y a través de tantas personas que el resto viene dado.

Este año he tenido la oportunidad de acompañar al grupo de misioneros en Quito, en nuestra querida parroquia de La Argelia. Creo que todo queda dicho, pero destaco a estas personas con las que he compartido tanto, Sara, Inés y Ramón, han sido y son pura luz y doy gracias de tenerles cerca en mi vida. Con ellos crucé el charco con esos 9.000km que nos separan de allá. No es fácil dejar tu país, tu casa, tu familia, tus cosas, por irte fuera, o ¿sí? Pues realmente sí que es fácil cuando hay algo muy dentro de ti que te pide salir fuera y dar todo lo que tienes donde te necesitan. Es por eso, que todas esas ilusiones poco a poco fueron viendo la luz. Llegamos allá con la mejor de nuestras sonrisas y la mayor de nuestras ilusiones proyectadas en diferentes acciones y proyectos que se desarrollan allá. En la Argelia la acción social es “brutal” y hemos podido colaborar y dejar lo mejor de nosotros en la pastoral de la salud, pastoral juvenil, grupos matrimoniales, campamentos vacacionales, comedor social, callejeros de la fe, misiones en la parroquia…

Allí intentamos dejar lo mejor de nosotros mismos en cada momento. Recuerdo la mano de cada anciano del centro de día buscando fortaleza, recuerdo los brazos tendidos de cada niño en los campamentos, buscando ese cariño y ese formar parte de algo, recuerdo la alegría de los jóvenes de sentirse únicos, parte de algo muy importante, recuerdo las palabras de cariño de ya amigos ecuatorianos, siempre con sus brazos y casas abiertas, recuerdo la acogida de los religiosos, nunca faltó nada, son alma pura, recuerdo las lágrimas contenidas de todas las familias que viven una situación adversa, recuerdo la impotencia ante las personas que atendemos en la calle, recuerdo el olor a cilantro y seco de pollo cuando repartíamos cada comida del comedor social y recuerdo tantas otras cosas a las que no hace falta ponerles nombre, porque forman parte ya de mí.

Una vez el Papa dijo aquello de “ustedes son los constructores de una iglesia más hermosa y de un mundo mejor” y ¡Madre mía qué reto! ¡Anda que no pide nada, pensé! Durante la misión en Quito esa frase se hizo muy presente en mí, una ve la desesperanza, las situaciones tan adversas, injustas, límites… y piensas qué puedes hacer, con lo pequeña que eres, en medio de tanto, si a veces te faltan las fuerzas hasta ti misma. Ahí es donde siempre aparece alguien, con su luz, a volver a recordarte, eh, que estamos todos en esto, en esa misión, todos juntos. Y te recuerdan que con lo poco que tienen son felices, te recuerdan que no hace falta grandes cosas para hacer algo único, te recuerdan lo maravilloso que es compartir mesa, banco, casa, vida, palabras y alegría. Te recuerdan, una vez más, que mientras en España tenemos de todo, allí sobra todo, que mientras aquí andamos preocupados porque hemos perdido el autobús o que nuestro coche tiene un rallón, la marca del bolso, de los zapatos o qué pantalones me pondré hoy, allí les preocupa avisar a todos para compartir una mesa juntos, abrazar a las personas, trabajar duro para mantener a sus familias, ir a la iglesia, sin perder día, celebrar la vida y regalar su amor a los suyos y a los de su alrededor.

Las gracias se quedan cortas y se transforman en abrazos cargados de vida, de experiencias en la maleta y de vivencias y sentimientos en el corazón. Ojalá seamos muchos altavoces los que, a la vuelta, sigamos gritando con la voz de los sin voz, sigamos pisando los charcos, rompiendo molduras, soñando en grande y siendo testigos de tanto bueno gritando eso, como decía Kairoi, que se puede llevar luz si es la eterna, que se puede ser sal de la tierra de la que da sabor bueno y que se puede ser pan si es del que acoge y alimenta.
Y tú, que lees esto, que tienes ese gusanillo, esa inquietud. No tengas miedo, grita ¡Aquí estoy! Vive algo único, diferente, algo que te cambiará para siempre.

“Sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas que se van planteando en diversas partes del mundo. Les pido que sean constructores del futuro, que se metan en el trabajo por un mundo mejor.”  (Papa Francisco)

Gracias Ecuador. Gracias”.

Noelia Rodríguez
Madrid


miércoles, 26 de septiembre de 2018

Música: También somos iglesia (Kairoi)


Si ofreces la paz, que sea duradera.
si llevas la luz, que sea la eterna,
si eres vasija, que no sea la vieja,
si quieres ser agua, inunda la tierra.
Si abrazas la cruz, que sea con fuerza,
si eres testigo, sabrás que te espera,
si eres amigo, no cierres la puerta,
tú eres camino, no senda de piedras.

Abrimos los ojos, soñamos estrellas
pisamos los charcos, abrimos las puertas,
rompemos molduras y estructuras viejas.
Aún siendo inconscientes,
también somos Iglesia.
Somos soñadores, amamos la tierra,
gritamos justicia y odiamos la guerra,
somos futuro aunque no lo crean.
Aún siendo imperfectos,
también somos Iglesia.

Si eres la puerta, que no sea la estrecha,
tú eres racimo de la misma cepa,
si quieres ser pan, acoge, alimenta,
si ofreces justicia, que no sea a medias.
No dudes que puedes ser sal de la tierra,
no busques riquezas ni honor en las mesas,
tú eres Evangelio, eres buena nueva,
eres la esperanza de la nueva Iglesia.

Abrimos los ojos…

domingo, 23 de septiembre de 2018

Con el corazón en el domingo: Descarga la aplicación que te hace ser un niño

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se entera se, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.
Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?»
Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.»
Y, acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.»


sábado, 22 de septiembre de 2018