¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

domingo, 23 de abril de 2017

Con el corazón en el domingo

AL anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en
medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
«Hemos visto al Señor».
Pero él les contestó:
«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo».
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
«Paz a vosotros».
Luego dijo a Tomás:
«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».
Contestó Tomás:
«Señor mío y Dios mío!».
Jesús le dijo:
«¿Porque me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto».
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

El Evangelio de hoy no es un relato pascual más. No se trata sólo de contarnos cómo Jesús se apareció, después de muerto, a los discípulos de diversas maneras. El Evangelio de hoy nos muestra una forma diferente de encontrarnos con Jesús resucitado, de llegar a sentir la esperanza y la vida nueva que su Resurrección representa para nosotros.

Tomás es el personaje que nos permite conocer ese camino nuevo. Es precisamente la incredulidad de Tomás la que nos permite descubrir ese camino nuevo, con una luz diferente que nos permite descubrir el verdadero ser de Dios, manifestado en Jesús de Nazaret. Es un camino que nos saca de las veredas habituales y rutinarias para deslumbrarnos con otra posibilidad de vivir de otra manera: al modo de Dios.

Las palabras de Tomás –“Si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en el costado, no creo”– le dan pie a Jesús en el Evangelio para lanzarnos un desafío: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado”. Es el Resucitado el que habla así. Pero se refiere a su cuerpo dolorido, torturado, sangrante. Se refiere a sus heridas abiertas. Una vez más la cruz y el sufrimiento se cruzan en el camino del cristiano que lleva a la resurrección. Jesús Resucitado se manifiesta precisamente al meter la mano en las heridas del Jesús muerto, del Jesús que ha recogido en su cuerpo torturado todo el dolor del mundo y de la historia, de aquellos a los que les ha tocado siempre la peor parte de esta historia nuestra. 

sábado, 22 de abril de 2017

Qué tendrá la música...

Qué tiene la música que, siendo intangible, tiene poder sobre nosotros. Porque nos hace reaccionar, recorriendo nuestro cuerpo de norte a sur y teniendo la capacidad suficiente para convertirse en escalofrío cuando se suceden unas a otras las notas adecuadas; Y  otras veces es esa letra, que al ser cantada y bailar con una melodía, nos hace estremecer y lleva a recordar momentos que algún día cayeron en el olvido y nunca nadie quiso rescatar. 

Qué tendrá la música que puede cambiarnos el ánimo. Que nos describe tanto en lo particular, aunque no haya nada más universal. Que nunca se acaba ni deja de sorprender. Que une mentes separadas por muros de hormigón. Que da color. Que da auténtica vida. 
Y tal vez tenga eso que nos aísla de lo frívolo para volvernos más reales y más sensibles. Haciendo que nos sumamos en nuestros pensamientos, en nuestros pesares o en todo aquello que tiene la etiqueta de «felicidad» en nuestra mente. O le pone banda sonora a todo aquello que nos rodea y nunca creímos ser capaces de ver. Abrir los oídos para ver bien, decían.

Tal vez tenga algo de Dios. Por decirnos sin tocar. Por dejarnos tocados, sin saber explicar. Por impregnarlo todo de sensaciones aparejadas a sentimientos. Por hacernos ver nuestra debilidad y amansarnos, aunque no nos consideremos fieros. Por hacernos más reales. Por hacernos vivir y revivir y movernos a su son. Por acompañarnos siempre, en todo, de fondo. A veces sin notarse y otras reinando sobre el poderoso silencio. Siempre dándonos motivos para sentirnos vivos. 


Clara de Juan Bañuelos (Pastoral Jesuitas)

jueves, 20 de abril de 2017

PASCUA JUVENIL 2017

Del 12 al 16 de abril un grupo de jóvenes se reunió en el Seminario PP.  Reparadores de Puente la Reina para vivir unos días de Semana Santa diferentes. De este modo, han vivido unos días de convivencia, oración y reflexión que han supuesto para cada uno de ellos una experiencia única.

Comenzaron la noche del miércoles 12 con diferentes dinámicas de grupo y juegos para conocerse todos un poco más. Al día siguiente, bien temprano se reflexionó sobre el tema del amor para proceder después a la imposición de la pañoleta de la Pascua por parte de los monitores. Esa misma noche se celebró la cena del Señor con el correspondiente momento de adoración.

El Viernes Santo comenzó con la celebración del Vía Crucis donde los jóvenes acompañaron a nuestro Señor en el camino del Calvario, recordando así los últimos momentos vividos por Jesús. Sobre la cruz fueron colocando cintas de colores que simbolizan que quieren seguir a Jesús. Esa tarde fue el momento de revivir la pasión y muerte de señor.
La ermita de Eunate fue el escenario elegido para comenzar el Sábado Santo, hasta allí se desplazaron los Jóvenes Dehonianos para pasar un momento de reflexión personal y oración y así prepararse para el gran momento esperado, la Resurrección de Cristo, momento que conmemoraron con la Vigilia Pascual.
Han sido días muy intensos para todos los jóvenes que han participado en este acontecimiento. Todos ellos se han ido con la idea de que sentir el amor es posible, que se puede llegar más allá de lo que uno piensa.


martes, 18 de abril de 2017

Encuentro Internacional misionero

El próximo fin de semana del 28 al 30 de Abril, en Valencia, tendremos el Encuentro Internacional de Voluntariado Dehoniano. Es la tercera vez que en España acogemos un encuentro de éstas caracerísticas. El primero fue en Salamanca en el 2015, el segundo que acogimos fue en Puente la Reina en el 2016 y ahora en Valencia en el 2017. En medio de todos éstos encuentros, se han celebrado otros en Oporto, Nápoles, etc donde las comunidades dehonianas de cada lugar han acogido a futuros misioneros y antiguos misioneros con las puertas abiertas.

La idea de éste encuentro es profundizar en las realidades de cada país donde los voluntarios harán su actividad misionera éste verano. Vendrán voluntarios de Alemania, Polonia, Portugal, Italia del Norte y del Sur y de España. Habrá momentos para dividirse por grupos de misiones (Ecuador, Camerún, Angola, Mozambique, Albania...) y también momentos para la oración, la convivencia y terminar con algo central, la misa de envío de los voluntarios misioneros, donde se les impodrá la cruz dehoniana y cada uno de ellos hará su compromiso misionero.


lunes, 17 de abril de 2017

¡RESUCITÓ!


domingo, 16 de abril de 2017

¡RESUCITAR!

Al final, cuando todo esto acabe, volverás revestido de grandeza. 
Tu poder derramará el amor por cada rincón de la Tierra. 
Tu presencia alegrará la Creación que esperaba tu promesa 

De resucitar a tu imagen. Ser tan libres como el aire. 
Resucitar por tu sangre, renacidos para amarte. 
Viviremos por fin de verdad congregados por un mismo Padre. 
Reinaremos contigo en tu paz para adorarte 
Viviremos por fin de verdad 
Congregados por un mismo Padre. 
Reinaremos contigo en tu paz para adorarte en la eternidad.

Al final cuando todo esto acabe, resonará la Verdad en tus palabras. 
Hasta el cielo temblará de emoción con la luz de tu mirada. 
Las semillas que murieron al sol tendrán vida renovada.




sábado, 15 de abril de 2017

SÁBADO SANTO

Jesús ha muerto. Todo el día de hoy, su Cuerpo reposa en el sepulcro, frío y sin vida. Ahora nos damos cuenta de lo que pesan nuestros pecados. Jesús ha muerto para redimirnos.m Estamos tristes. La Virgen María también está triste, pero contenta porque sabe que resucitará. Los Apóstoles van llegando a su lado, y Ella les consuela.

No esperes un "aparecido" caminando por tus calles. No esperes una visión celeste, tangible, palpable, corpórea, resucitada... porque entonces te perderás las semillas del resucitado.

Te perderás los indicios de su presencia en nuestro mundo. Te perderás mil destellos que hablan de una luz mayor. Mil sonidos leves que auguran una sinfonía espléndida.
Te perderás colores que apuntan a un gran cuadro hermoso. El resucitado en nuestro mundo está vivo, en la acción del Espíritu…

Hoy, en este mismo lugar y en tantos otros… algo nuevo se genera, un sepulcro se vacía y vendas inútiles caen al suelo.

Pasa el día unido a la Virgen, y con Ella acompáñale a Jesús en el sepulcro. Haz el propósito de correr al regazo de la Virgen cuando te hayas separado de Él.

viernes, 14 de abril de 2017

VIERNES SANTO

Cuando nos damos cuenta de que perdemos a una persona, que se marcha de nuestra vida, a veces nos entran ganas de estar más tiempo a su lado, hablar más, compartir más... en definitiva, aprovechar más los últimos momentos. Jesús todavía está entre nosotros. Es la hora del mayor sufrimiento...

Quizá la tentación sería quedarnos ahí, lamentándonos por esta persona tan importante que sabemos que vamos a perder. De todas formas... ¿qué podemos hacer nosotros ahora?

Hoy muere. Al amanecer del viernes, le juzgan. Tiene sueño, frío, le han dado golpes. Deciden condenarle y lo llevan a Pilatos. Judas, desesperado, no supo volver con la Virgen y pedir perdón, y se ahorcó. Los judíos prefirieron a Barrabás. Pilatos se lava las manos y manda crucificar a Jesús. Antes, ordenó que le azotaran. La Virgen está delante mientras le abren la piel a pedazos con el látigo. Después, le colocan una corona de espinas y se burlan de Él. Jesús recorre Jerusalén con la Cruz. Al subir al Calvado se encuentra con su Madre. Simón le ayuda a llevar la Cruz. Alrededor de las doce del mediodía, le crucificaron....

Hoy, mientras Jesús carga con su cruz, es hora de ver qué hacemos nosotros con la nuestra.

Haz una pequeña cruz, que tengas cerca. Para muchas personas en el mundo esa cruz es una gran losa…y puede que para algunos lo sea también. Jesús carga hoy con nuestras cruces. Quiere que caminemos a su lado y que estemos bien atentos, para que entendamos cómo se sintió, cómo se sienten otros cuando pasan por lo que él pasó y por qué a veces te sientes tú así. Y también, que aceptemos su complicidad en todo lo que le ocurre. Porque ahí esta la clave que hoy quiere mostrarnos. No nos echa nada en cara, no nos acusa con sus palabras ni con sus miradas..., así que no nos echemos a nosotros mismos nada en cara, ni nos acusemos con pensamientos. Quiere que sepamos que nosotros también participamos en el peso de su cruz.

jueves, 13 de abril de 2017

JUEVES SANTO

En este día de Jueves Santo, ¿qué cristiano hay que no se sienta el más rico y dichoso del mundo? Cada día que pasa, el Señor nos regala abundantes cosas, pero hoy, el día del Amor Fraterno se desborda. Y así lo expresa el Evangelio hablando de "un amor hasta el extremo". El Amor es el don más grande. Quien ama y se siente amado posee la llave de la fortuna. Es también la mayor aventura: es salir de nuestro propio caparazón, olvidarse de uno mismo y pensar, buscar y ayudar a los demás

Amar de verdad supone sacrificios, pero en el amor auténtico, en la entrega sin límites es donde encontramos la mayor satisfacción. ¡Aventúrate y ama!, en Jesucristo encontrarás toda la fuerza y el ejemplo necesario para descubrir que Dios Padre nos AMA incondicionalmente.

La última Cena. Por la mañana del Jueves, Pedro y Juan se adelantan para preparar la cena en Jerusalén. A la tarde llegaron al Cenáculo. Allí Jesús lavó los pies uno a uno. Luego, sentados a la mesa celebra la primera Misa: les da a comer su Cuerpo y su Sangre y les ordena sacerdotes a los Apóstoles para que, en adelante, ellos celebren la Misa. Judas salió del Cenáculo antes, para entregarle. Jesús se despidió de su Madre y se fue al huerto de los Olivos. Allí sudó sangre, viendo lo que le esperaba. Los discípulos se durmieron. Llegó Judas con todos los de la sinagoga y le da un beso. Entonces, le cogieron preso y todos los Apóstoles huyeron. Lo llevan al Palacio de Caifás, el Sumo Sacerdote. Le interrogan durante toda la noche: no duerme nada.

AMAR es el verbo más conjugado de la historia. El hombre está sediento de amor. Cuando lo encuentra y cuando lo da, es feliz. Pero amar como Jesús con su medida y con su finalidad, no es fácil. Amar como El amó supone negarse, olvidarse, vencerse. Amar como amó Jesús supone considerar de verdad a los hombres, a todos los hombres, como hermanos y estar dispuesto a compartir con ellos la herencia, toda la herencia. No, no es fácil amar así. Y por eso no lo hacemos. No lo hacen los hombres en general y no lo hacemos, evidentemente, los cristianos. Por eso, fácilmente, el Jueves Santo no lo entendemos.