ACTIVIDADES DE VERANO 2018

lunes, 25 de junio de 2018

Voluntariado misionero Quito 2018

Los Voluntarios Dehonianos que irán a Quito este verano  han participado en el Envío Misionero y la última formación.

Noelia, Ramón y Sara son los voluntarios que vivirán esta experiencia misionera. Afrontan este momento con mucha ilusión y ganas de entregarse en los diferentes proyectos que tendrán en Quito.

Allí participarán activamente y desarrollarán su labor en los campamentos vacacionales, charlas a parejas y matrimonios, talleres y dinámicas para jóvenes, apoyo al estudio, Callejeros de la Fe, comedor social Maria Madre Buena…por delante queda mucho trabajo pero con mucha ilusión y como enviados de Dios a evangelizar en la Argelia.

Tanto el encuentro como la Eucaristía ha tenido lugar en la Curia Provincial, donde han estado acompañados del Superior Provincial, P. José Luis Munilla, y el Delegado de Misiones, P. Raúl del Val.




domingo, 24 de junio de 2018

Con el corazón en el domingo

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.
Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.
A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre;
pero la madre dijo: "No, debe llamarse Juan".
Ellos le decían: "No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre".
Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.
Este pidió una pizarra y escribió: "Su nombre es Juan". Todos quedaron admirados.
Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.
Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea.
Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: "¿Qué llegará a ser este niño?". Porque la mano del Señor estaba con él.
El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel. 

sábado, 16 de junio de 2018

Cuento: La flor de la honestidad

Se cuenta que alrededor del año 250 a.C. en China, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador y de acuerdo con la ley debería casarse.
Resolvió hacer un “concurso" entre las jóvenes de la corte y aquellas que él consideraba dignas de su propuesta. 

Al día siguiente el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las jóvenes y lanzaría un desafío. Una viejita, empleada del palacio hacía muchos años, oyendo los comentarios sobre los preparativos sintió tristeza, pues sabía que su hija nutria un sentimiento de profundo amor por el príncipe.
Al llegar a su casa y relatar el hecho a su hija se asombró al saber que ella pretendía ir a la celebración, e indagó incrédula:

- Hijita, ¿qué vas a hacer allí? Estarán presentes todas las bellas y ricas muchachas de la corte. Sácate esa idea de la cabeza. Se que estas sufriendo, no vuelvas tu sufrimiento en una locura. 

Y la hija respondió: 

- No querida mamá, no estoy sufriendo y mucho menos enloqueciendo. Se que jamás podré ser la elegida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos algunos momentos cerca del príncipe, y esto me hace feliz. 
 
A la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las bellas muchachas con los más esplendorosos vestidos, con las mas bellas joyas! Entonces finalmente, el príncipe anunció el desafío:

- Les daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que dentro de seis meses me traiga la más bella flor, será elegida mi esposa y futura emperatriz de China.
 
La propuesta del príncipe no evitó las profundas tradiciones de aquel pueblo, que valorizaba mucho la especialidad de "cultivar" algo, sea costumbres, amistades, etc...
El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes del jardín, cuidaba con mucha paciencia y ternura su semilla, pues sabia que si la belleza de la flor surgía en la misma extensión de su amor, no necesitaba preocuparse del resultado.
Pasaron tres meses y nada surgió. La joven intentó de todo, usó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. 

Día tras día ella percibía cada vez más lejos su sueño, y cada vez más profundo su amor....
Por fin los seis meses habían pasado y nada había brotado. Conciente de su esfuerzo y dedicación la joven le comunicó a su madre que independiente de las circunstancias volvería al palacio en la fecha combinada, pues no pretendía nada más que un momento en compañía del príncipe. 

En el día fijado ella estaba allí con su florero vacío. Las otras muchachas también se hicieron presentes, cada una con una flor más hermosa que la otra, de las más variadas formas y colores.Ella estaba admirada, nunca había presenciado tan bello espectáculo.

Finalmente llega el momento esperado y el príncipe observa cada una de las muchachas con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anuncia el resultado e indica a la bella joven como su futura esposa. 

Las personas presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie comprendió por qué había elegido justamente aquella que nada había cultivado.
Entonces, tranquilamente el príncipe aclaró:

- Ella fue la única que cultivó la flor que la volvió digna de ser emperatriz. La flor de la honestidad, pues todas las semillas que entregué eran estériles.
 
La honestidad es como una flor tejida con hilos de luz que ilumina a quien la cultiva y esparce claridad en derredor.
Autor desconocido.

lunes, 11 de junio de 2018

Al corazón de Jesús


viernes, 8 de junio de 2018

Día del SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús se celebra el viernes posterior al segundo domingo de Pentecostés. Hoy es un día importante para nuestra Congregación, un día donde recodamos el amor de Cristo.

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús se debe a Santa Margarita de Alacoque a quien Jesús se le apareció con estas palabras: “Mira este corazón mío, que a pesar de consumirse en amor abrasador por los hombres, no recibe de los cristianos otra cosa que sacrilegio, desprecio, indiferencia e ingratitud, aún en el mismo sacramento de mi amor. Pero lo que traspasa mi Corazón más desgarradamente es que estos insultos los recibo de personas consagradas especialmente a mi servicio”.

¡Hagamos presente el Corazón de Jesús en nuestro día a día!
 
 

miércoles, 6 de junio de 2018

CAMINO DE SANTIAGO 2018

El Camino de la Costa, o Camino del Norte, es en realidad la ruta más antigua y original. Desde el siglo IX, apenas es conocido el descubrimiento de los restos en Europa, se comienza a transitar esta ruta. Ya en el año 969, el conde Osorio Gutiérrez concede una herencia al monasterio de Lourenzá para proveer a pobres y peregrinos. Mientras las tierras castellanas y navarras ofrecían poca seguridad a los caminantes, dadas las incursiones musulmanas, la ruta del Norte ofrecía más seguridad. Con el avance de la reconquista, la ruta del sur fue la más frecuentada, coincidiendo con los siglos de esplendor del camino. Así surge el camino Francés, el más frecuentado y famoso, bien protegido por las órdenes de Cluny y los Templarios, así como otras órdenes religiosas de caballería, que dejarán el camino jalonado de hospitales y fortalezas para proteger y atender al peregrino. 

El Camino del Norte actualmente es menos frecuentado y ofrece una riqueza paisajística y artística incluso superior al camino Francés y está bastante menos transitado. 

Cada verano realizamos los últimos 200 km de la ruta jacobea por este ramal del Camino de Santiago. Te invitamos a hacer con otros jóvenes como tú, una experiencia inolvidable: caminar por donde miles de peregrinos de todos los tiempos lo hicieron; sentir que el compañerismo, la libertad, la amistad y la vida interior son más fuertes que el dolor, la fatiga y los madrugones. 


domingo, 3 de junio de 2018

Mes del Sagrado Corazón de Jesús


Comenzamos junio, mes que la Iglesia dedica al Sagrado Corazón de Jesús.  En estos días recordamos que Jesús tiene un Corazón que ama sin medida. Tenemos ante nosotros 30 días para demostrar con nuestras obras cuánto queremos nosotros a Jesús.

La corriente espiritual del Corazón de Jesús surgió en los monasterios. De uno de ellos, Paray-le-Monial, y por obra de una de sus monjas, Santa Margarita María de Alacoque, pasó a manos del pueblo. Este origen nos habla de una espiritualidad exigente. Nuestra devoción propone una aproximación a Dios más por el corazón que por la simple razón. Nos referimos a una aproximación más intuitiva, más englobante, que supera la sola racionalidad del misterio de Dios. Si Dios es amor, hablar de él con el lenguaje racional es insuficiente.

sábado, 26 de mayo de 2018

Cuento: Itzelina y los rayos de sol

Itzelina Bellas Chapas era una niña muy curiosa que se levantó temprano una mañana con la firme intención de atrapar, para ella sola, todos los rayos del sol.
Una ardilla voladora que brincaba entre árbol y árbol le gritaba desde lo alto. ¿A dónde vas, Itzelina?, y la niña respondió:

- Voy a la alta montaña, a pescar con mi malla de hilos todos los rayos del sol y así tenerlos para mí solita.
- No seas mala, bella Itzelina - le dijo la ardilla - Deja algunos pocos para que me iluminen el camino y yo pueda encontrar mi alimento.
- Está bien, amiga ardilla - le contestó Itzelina -, no te preocupes. Tendrás como todos los días rayos del sol para ti.

Siguió caminando Itzelina, pensando en los rayos del sol, cuando un inmenso árbol le preguntó. ¿Por qué vas tan contenta, Itzelina?
- Voy a la alta montaña, a pescar con mi malla de hilos todos los rayos del sol y así tenerlos para mí solita, y poder compartir algunos con mi amiga, la ardilla voladora.

El árbol, muy triste, le dijo:

- También yo te pido que compartas conmigo un poco de sol, porque con sus rayos seguiré creciendo, y más pajaritos podrán vivir en mis ramas.
- Claro que sí, amigo árbol, no estés triste. También guardaré unos rayos de sol para ti.
Itzelina empezó a caminar más rápido, porque llegaba la hora en la que el sol se levantaba y ella quería estar a tiempo para atrapar los primeros rayos que lanzara. Pasaba por un corral cuando un gallo que estaba parado sobre la cerca le saludó.
- Hola, bella Itzelina. ¿Dónde vas con tanta prisa?
- Voy a la alta montaña, a pescar con mi malla de hilos todos los rayos del sol y así poder compartir algunos con mi amiga la ardilla voladora, para que encuentre su alimento; y con mi amigo el árbol, para que siga creciendo y le dé hospedaje a muchos pajaritos.
- Yo también te pido algunos rayos de sol para que pueda saber en las mañanas a qué hora debo cantar para que los adultos lleguen temprano al trabajo y los niños no vayan tarde a la escuela.

- Claro que sí, amigo gallo, también a ti te daré algunos rayos de sol – le contestó Itzelina.
Itzelina siguió caminando, pensando en lo importante que eran los rayos del sol para las ardillas y para los pájaros; para las plantas y para los hombres; para los gallos y para los niños.

Entendió que si algo le sirve a todos, no es correcto que una persona lo quiera guardar para ella solita, porque eso es egoísmo. Llegó a la alta montaña, dejó su malla de hilos a un lado y se sentó a esperar al sol.

Ahí, sentadita y sin moverse, le dio los buenos días, viendo como lentamente los árboles, los animales, las casas, los lagos y los niños se iluminaban y se llenaban de colores gracias a los rayos del sol.